Friki.net Home Page
 
Registrarse
| | | | | | |
 
Home   Friki.net

 
 
17-feb-2010, 02:38
Avatar de KatanaBoy
Friki
Pertenece al Staff de Friki.net
 
Se registró el: junio-2009
Localización: Mi silla

Historia de un Rey prematuro, parte 5

Buenas, ahora les vengo a traer el 5to capitulo de esta historia. Esta vez dedicado apra el User Kazius, que le gusta Y tambien para toda la Comunidad de escritores (Estan invitados a unirse)


Historia de un Rey Prematuro
Capitulo 5:
Gosrdes

Inquietud, impulsividad, agresion, esos eran mis valores ultimamente. Toda accion realizada por mi ser era por impulso, nada meditado y nada pensado estrategicamente. Entre la adrenalina, la agresion y la desesperacion, mis actos no tenian mucho sentido en estos ultimos meses. La toma de Kiloria y Amergo fueron un metodo estrategico de debilitar a mi enemigo, pero el ataque a Gosrdes era puro capricho. No tenia logica pura lo que estaba haciendo. Poco a poco caia en la cuenta de que llevaba a mis hombres a un suicidio seguro.
Kerios todabia no debe haber llegado a Kiloria para advertir y pedir ayuda, que nosotros estabamos en camino a la muerte misma. Luego de Kiloria, debia volver a Logorieth, donde formamos los Lothoriels, para pedir mas refuerzos, para luego venir a nuestra ayuda. Era seguro, si, moririamos intentando tomar algo que es imposible de destruir. Esta mision era como intentar atacar una montaña con una pica y un simple escudo.
El viento azotaba nuestros oidos dada la rapidez de nuestro galope. La distancia entre Gosrdes y Amergo era larga y costosa, valles, llanuras y un lago estaba en nuestro camino como obstaculos, llanuras con pastizales de metro y medio, lagos y lagunas con un metro de profundidad. Aun mismo los animales salvajes prestaban dificultad para nuestro viaje, ya que de vez en cuando atacaban a nuestras tropas. Pero cosas como esas en estos momentos no eran de importarme, solo queria llegar y demostrarle al enemigo de lo que somos capaces.
El Sol brillaba con intensidad en nuestros rostros humedos, producto de la transpiracion, y nos azotaba los ojos con su brillo al chocar en los escudos que nuestros hombres llevaban en sus espaldas. El dia despejado nos daba un buen augurio para la pelea. Mas de tres dias teniamos de cabalgue a paso rapido, pero ello conllevaba a no comer, y dormir poco, lo cual debilitaba a mis tropas, siendo un blanco mucho mas facil para esos traidores refugiados en Gosrdes. Medio dia paso ya y el calor se hacia notar cada vez mas. A estas horas Kerios debia estar partiendo para Logorieth, y los refuerzos de Kiloria, yendo para Amergo, donde Pulio los esperaria con ordenes y el camino para el refuerzo. Pulio debia llegar por el Oeste cuando nosotros llamemos la atencion y desplieguen sus tropas hacia mi pequeño ejercito. Luego, viniendo desde Logorieth, Kerios y el ejercito debia llegar por el Este, terminando de rematar la situacion. So todo seguia ese orden, la victoria estaria asegurada en un cien por cien. Pero nada era seguro, para ello debia esperar al menos un dia, y yo no me podia dar ese tiempo.
Lothoriels, Lazarus desmontados, arqueros a caballo, Caballeros, vagones de suministro y algunos arietes reforzados era con lo que contaba para atraer la atencion completa de Akron en Gosrdes. Puede parecer poco en cantidad, pero en calidad, se podria decir que cuento con mas de mil legiones de guerreros. Aunque la realidad me hacia ver que solamente dos legiones seguian mis pasos en este momento. Kerios en Kiloria buscaria 3 legiones del oeste y en Logorieth unas tres o cuatro, dependiendo de las expediciones pendientes que existan. Cada una de mis legiones constaba de unos cinco mil soldados de infanteria y trescientos jinetes para completar un total de unos seis mil efectivos en combate. Mi legion de Lothoriels era una mezcla de ambas cosas, por un lado los soldados de infanteria ern jinetes con lanzas, y detras de ellos habia un soldado de rango, con un arco o una ballesta y una espada enfundada, segun ellos gusten mas. Asi, cada unidad valia por cinco, atacando a distancia mientras se acercaban, y una vez cuerpo a cuerpo, ambos dos masacraban al enemigo con facilidad. Pero el numero de esta legion era mucho mas limitado, tan solo mil cien hombres formaban parte de esta legion, y unicamente eran los mejores en combate y tiro en largo. Por otro lado, los Lazarus constaban de veinte hombres para cada uno y un carro, donde se ponian las partes una vez que este desmontado, para el transporte rapido a combate.
El Sol golpeaba con furia las montañas y nos dejaba ver un cielo anaranjado lleno de ira en el. En poco tiempo hicimos mucho trayecto. Estabamos llegando al valle de la soledad, y poco faltaba ya, solamente un paso de montaña, unos kilometros de llanura, un lago semiprofundo y nuevamente unos cuantos kilometros mas para poder llegar a Gosrdes. Pero un momento de cordura habito en mi por unos momentos.
Emprendi un viaje mas rapido para alejarme de mis tropas por unos momentos, queria chequear lo que venia para poder acampar. Me detuve en el valle de la soledad y clave el estandarte con nuestra bandera y escudo en el suelo firme que yacia sobre los pies de mi corcel. Ese suelo tan duro como una roca de muralla fortificada, aunque engañoso ya que en varios puntos tenia arenas movedizas. Me baje de mi montura y tantee el terreno cercano a mi. Una vez listo, espere a que mis tropas estuvieran cerca para hacerles señas para que se detengan.
Una vez reunida la atencion de mis hombres, les ordene que tanteen tambien ellos el terreno cercano a ellos y cuando encuentren arenas movedizas que las registren y dejen a la vista su ubicacion. Tambien les ordene levantar campamento donde vean terreno firme y confiable, ya que al parecer tambien habia arenas subterraneas. Ese era el motivo por el cual se le llamaba el "Valle de la Soledad", porque uno nunca sabia si se podia despertar sobre el terreno firme y estar solo, o morir ahogado mientras dormia.
La vida del Sol en este dia llego a su fin y un oscuro cielo nos maravillaba con cada estrella presente en el firmamento, fijas como botones en una camisa, y tan blancas, relucientes y brillantes como diamantes recien trabajados. Una escena maravillosa, digna de un retrato. Al parecer, ningun ancestro queria perderse semejante batalla, cada uno con mas o menos agresividad en ellos, segun su forma de brillar. Baje mi mirada de esa hermosa escena, para encontrarme con algo parecido aqui en este mundo. Nuestros hombres trabajando, cooperando unos con otros para realizar las tareas y su preocupacion porque todo este en orden.
Eramos tan diferentes a ellos, nosotros humildes, compasivos, humanos, con preocupacion ajena. Ellos por el contrario eran egoistas, amargos, traidores, demonios. Egoista y amargo, ultimamente dos cualidades que me dominaban totalmente y me alienaban de todo lo que existia y luchaba. Eso lo sabia y no podia luchar contra ello. Me volvia como uno de ellos tras mi odio y angustia. Facilmente podria caer en su tentacion y desperdiciar todo por lo que luche una vez. Pero no, yo se que no soy asi. Mi corazon esta limpio y mi mente despejada, aunque no siempre era asi.
Mis hombres confiaban plenamente en mi, su lealtad a mi persona era tanta que podia ordenarles que se tiraran del acantilado mas alto del planeta y sin dudarlo lo harian, solamente porque se los dije. De algun modo persibian mis sentimientos y se reflejaba en ellos a la vez. Ese era el motivo por el cual el intento de asedio de Amergo fue tan amargo y oscuro. De cierta forma ellos eran yo, y yo era ellos.
Metido en mi tienda medite los ultimos acontecimientos y las ordenes por venir. Poco a poco el cansancio me fue ganando y mis ojos se cerraron solos de lo pesados que los sentia, y me sumergi en mis sueños. Nuevamente el sueño de la traicion se repetia, pero ahora, la situacion era totalmente al revez. Alentando a mi gente con palabras de gloria y satisfaccion hacia que gritaran de emocion y alegria. Recorri la mirada de cada soldado que habia en el predio, luego a los que estaban en las torretas y en las murallas. Luego desenfunde mi espada heroicamente y mi preocupacion comenzo. La hoja de la espada era de un color rojizo, del mismo color que la espada de Akron. Aun asi no me deprimi y me voltee para ver a mi prisionero. Eso fue lo que me termino de preocupar. El prisionero era yo, y yo era Akron. De alguna manera yo era el, y el era yo. No estaba festejando una victoria de mis hombres, sino todo lo contrario. Una alegria inmensa me domino, voltee nuevamente a los demonios que eran mis hombres, les grite en modo de emocion, y de un movimiento rapido, estoque mi sable en su estomago, moviendolo para causar el mayor destrozo posible.
Unos ultimos aires vi que exalo mi prisionero y su alma se retiro de sus ojos, para pasar a ser un cuerpo muerto y rigido.
Un aire de grandesa y de victoria me lleno por completo. Mire mi espada mas roja aun por la sangre de mi adversario que recorria en ambas caras, la alze y con un grito de voctoria fuerte como el sonido de un trueno, desperte en mi carpa, mas transpirado que nunca, con los ojos rojos y sin aliento. Kortas nuevamente me miraba, al parecer hice ruidos mientras dormia. Pero no estaba alli parado en el umbral de mi carpa por eso, sino que vino a avisarme que el Sol nuevamente renacio en el horizonte.
El tiempo todavia no llegaba para el ataque, deberia esperar medio dia mas, pero no queria, no podia soportar la avaricia de victoria, las ganas de atacar y ver al enemigo morir uno a uno. Una vez despierto completamente, me prepare moral y fisicamente para lo que el destino me depare. Calze cada una de mis armaduras, y me tome mi tiempo para hacerlo. Desmonte la carpa y reagrupe a mis hombres. Unas palabras matutinas para alentarlos en la batalla era lo suficiente que podria necesitar para asegurarme de que den mas que su cien por cien en el campo.
Un galope por la fila y una mirada fija en cada par de ojos que me devolvian la mirada basto para llenarlos de fuerzas y adrenalina.
Cabalgamos mas al norte, al paso de la montaña, donde cuidadosamente debiamos pasar por ahi, luego recorrimos los kilometros de llanura para luego cruzar a paso tortuga por el lago semi profundo. Ahora, solamente pocos kilometros nos separaban del destino. Debia esperar, lo sabia, tenia que hacerlo, pero no queria, no lo deseaba y no lo pretendia.
Me frene pasado el lago y ordene desayunar abundante y recrear unos momentos. Por algun motivo cedi mi tentacion y espere.
Ellos contaban con un ejercito tan grande que podrian usar a sus hombres como murallas y aun asi tener millares de hombres para la batalla. Nosotros contabamos con tan solo cinco legiones de hombres y una de Lothoriels aseguradas, y una duda de tres o cuatro legiones mas.
Mis hombres se negaron a recrear, y dado que son tan o mas persistentes que yo, decidi que monten cada Lazarus para la batalla que teniamos disponible.
Pulio ya debia estar en los primeros pasos de la primer llanura, con sus tres legiones, luego deberian pasar por el paso de montaña y luego dirigirse al Oeste, para que ataquen una vez que nosotros ataquemos primeros.
El medio dia llego y un mal augurio se nos vino encima. Los cielos se volvieron grises y oscuros.
No podria decir con exactitud cuanto tiempo estuve mirando como se arremolinaban las nubes furiosas de agua, solo se que cuando baje mi mirada, mis hombrs estaban ya en sus monturas nuevamente, con cada Lazarus armado y preparado.
Marchamos. A la guerra marchamos, a lo que el destino nos depare, pero marchamos.
En poco tiempo las murallas abismales de Gosrdes se hicieron visibles y con cada paso aumentaban mas y mas su altura y volumen. Una tarea dificil, casi imposible nos acechaba. Una vez lo suficientemente cerca como para que nuestros Lazarus disparen con precision, enviamos el mensaje de guerra.
Kortas lanzo su flecha, que se perdio en la distancia, tras las murallas gigantescas de Gosrdes.
Unas primeras gotas de lluvia nos azotaron. El augurio iba de mal en peor. Aun asi, esperamos la respuesta. Minutos de espera lograron hacer que una lluvia importante impregne el campo de batalla con mucha agua, haciendola parecer una laguna pequeña.
Una flecha volo a nosotros. Estaba decidido. La respuesta habia llegado, ahora solo una accion esperaba acontecer.
Flecha con pañuelo rojo cayo cerca de Kortas. Los Lazarus prendieron sus piedras bañadas en aceite.
El momento desicivo llego.








Te gustó este aporte? Si | No
 
Kazius
17-feb-2010, 04:07
Gracias por dedicarlo, es la primera vez que me dedican algo.
La novela va de mejor en mejor ajajaja
+5

Espero con ansias el próximo capítulo.
 
Gabelee
17-feb-2010, 06:37
Alta historia chabon!!! me lei las 5 partes... alguna q otra falta de ortografia, pero nada grave...
Bueno a la espera de la 6ta jeje... cuantas son?
 
Bakunin
17-feb-2010, 11:58
Aaaaaaaaaaa quiero el capitulo 6 jajajaja.

Muy bueno Katana, me gusto mucho !

Un abrazo !
 
KatanaBoy
19-feb-2010, 04:17
Citar:
Gabelee
17-feb-2010, 05:37
Alta historia chabon!!! me lei las 5 partes... alguna q otra falta de ortografia, pero nada grave...
Sepan disculpar, no tengo el Office... Uso el Notepad para escribir xD ajajajaj
Sepan disculpar
Gracias por los comentarios
Dentro de poco esta el capitulo 6
Discusión cerrada

Tags
arqueros, caballeros, catapultas, guerra, historia, historia de un rey, prematuro, rey
Herramientas


Posteos similares
Historia de un Rey prematuro por KatanaBoy
Historia de un Rey prematuro, parte dos. por KatanaBoy
Historia de un Rey prematuro, parte 4 por KatanaBoy
Historia de un Rey prematuro, parte 3 por KatanaBoy
Historia de las PC Parte III por wemilord




Powered by vBulletin
Copyright © 2000-2009 Jelsoft Enterprises Limited

Search Engine Optimization by vBSEO 3.2.0