Friki.net Home Page
 
Registrarse
| | | | | | |
 
Home   Friki.net

 
 
07-feb-2010, 04:24
Avatar de KatanaBoy
Friki
Pertenece al Staff de Friki.net
 
Se registró el: junio-2009
Localización: Mi silla

Historia de un Rey prematuro, parte dos.

[font="Trebuchet MS"]Aqui les vengo a traer el segundo capitulo de la historia, espero que les guste:


Historia de un Rey Prematuro.
Capitulo 2: Amergo.


Felicidad e inquietud, dos sentimientos que abruman mi mente en estos momentos. Felicidad por la captura exitosa del fuerte y la reconquista del territorio... Pero inquietud por el hecho de la facilidad del mismo. Algo no andaba bien, algo no encajaba con esto, y pronto descubriria el porque de la facilidad.
Tan solo algunas semanas pasaron desde la fecha en que los muros de Kiloria cayeron y la ciudad paso a nuestras manos. Aldeanos y familias vinieron a poblar y fortalecer este sucio y oscuro territorio. Familias de los soldados caidos y no caidos. Dia tras dia venia mas y mas gente al territorio conquistado... Al parecer, el mensaje habia llegado, y muchos soldados mas se armaron de valor para unirse a nuestras fuerzas... Ese era un buen punto.
Mientras las horas de los dias y las semanas pasaban, mi inquietud aumentaba mas y mas, a veces llegaba al punto de no poder dormir para pensar y re pensar el hecho de tal facil victoria. Ellos cuentan con un ejersito que arrasa ciudades con su paso, tan enorme que hasta los mares bajan su nivel cuando sus hombres beben de el, tan enorme que tapan el horizonte y el suelo se vuelve oscuro.
Pero... Esa tarde habia solamente unos cientos, en una de las ciudades mas importantes, y eso no encajaba... Millares de hombres a su mando y tan solo unos cientos defendiendo tal imponente ciudad. ¿ Por que ? ¿ Por que fue tan facil ?
El primer mes de la nueva era - Asi es como lo llamabamos nosotros - llego, fue un mes de gloria, de resplandor, construccion y auge. Nuestros aldeanos convirtieron el desierto que rodeaba a esta ciudad en fertil, nuestros constructores reconstruyeron el hueco que hicimos en el muro y reforzaron toda la muralla y las puertas con hierro, ladrillos y cemento. Nosotros no le dejaremos la victoria tan facil como ellos a nosotros.
Escaleras abajo por una torreta me espera una reunion con mis generales, tenian algo inquietante que decirme, lo cual, aumentaba mi inquietud mucho mas de lo que ya estaba. Al cruzar la puerta de roble que me separaba de la reunion, vi a mis altos generales y Lothoriels reunidos en una mesa rectangular lo suficientemente grande como para que cenen quince familias en ella, y sobre la mesa unos mapas, o por lo menos eso parecian.
Me acerque rapidamente y corrobore lo que temia, eso que hacia que mi inquietud aumentara mas y mas. No eran mapas, sino planos de tuneles, tuneles subterraneos que conducian a otra ciudad. Eso tenia sentido, en parte, del porque la facilidad de la toma del lugar, pero no me podia explicar el porque de tan pocos hombres.
Mis generales no paraban de sacar concluciones sobre posibles emboscadas, ataques nocturnos, muertes en masa y demas cosas. Automaticamente los calle con u golpe de mi puño en la mesa, y sus miradas me rodearon. Di una orden de vigilancia severa en dichos tuneles, en los mas importantes, y que se concentren en lo que realmente teniamos que hacer, vencer al enemigo.
Busque mapas de ciudades y marque puntos defensivos en los terrenos que nosotros poseiamos y reforzar las defensas del terreno conquistado. Mi enfatizacion era principalmente defender lo que teniamos y despues atacar, solo asi podriamos ganarle realmente.
Amergo era una ciudad pobre y pequeña, pero estaba ubicada cerca de Kiloria, con lo cual debiamos estar atentos a posibles ataques. Ademas, los tuneles se dirigian exclusivamente a ese territorio. Estaba decidido, el proximo punto a atacar, seria ese, Amergo, y debiamos atacar con todo, pero al hacerlo, descuidariamos Kiloria y asi la retomarian, y nuestros esfuerzos serian en vano y todo por lo que luchamos se derrumbaria. Pero estaba la otra posibilidad.
Rapidamente se me iluminaron las ideas como por arte de magia y les di la orden a mis generales que por la mañana preparen a los arqueros a caballo y a algunas catapultas, mientras que a los centinelas los prepare para un recorrido oscuro. A la mañana siguiente mis soldados estaban listos para la batalla, listos y con energias. Ahora la diferencia era notable y abrumadora, cuando quisimos tomar Kiloria solo unos miles cabalgaron a mi lado, mientras que ahora cuento con cientos de miles para esta causa, cientos de catapultas fueron construidas aunque solo llevue un monojo de ellas, no creo necesitar tantas para una ciudad pequeña.
El galope comenzo y asi tambien el viaje subterraneo. Tan solo unas pocas horas nos separaban entre Kiloria y Amergo y aun asi mis hombres tenian la confianza en si mismos en donde deberia estar. Traspasando los campos cultivados comenzaba de nuevo aquella sensacion de abandono por el mundo. La tierra se volvia amarilla y beige, y cuanto mas nos acercabamos, mas oscura se tornaba. Por fin a lo lejos se divisaba la pequeña ciudad Amergo. Poco faltaba ya, solo ruego de que mis soldados actuen en su debido momento y no antes o despues, sino todo se perderia. Esta era una tarea muy dificil que debia estar bien sincronizada y calculada. Pero yo confio en mis hombres, ellos saben que hacer y cuando.
De nuevo como en la primera batalla, unos pocos kilometros nos separaban de la muralla de ladrillo negro. A diferencia de Kiloria, esta ciudad tenia murallas mas bajas asi como tambien sus casas eran mas bajas. No muchos deberian vivir alli. Aun asi, estas murallas eran mas oscuras aun que las de nuestro nuevo hogar.
Alze la mano para darle una señal a mi general de que advierta a nuestro enemigo que estabamos ahi, aunque seguramente nos estaba esperando. Pulio alzo su arco y busco su flecha con el pañuelo rojo (Simbolo de guerra), apunto muy por encima de la muralla y lanzo su flecha... Esperabamos ver alguna reaccion al respecto. Si el enemigo intentaba atacarnos en una emboscada a la ciudad, nuestros soldados en los tuneles los retendrian, y sabriamos que estamos en problemas. Pero por suerte nada de eso paso.
Se abrieron las puertas de la ciudad y tan solo veinte caballos negros con sus respectivos jinetes salieron de la ciudad, uno con la flecha en mano. Pulio, mis Lothoriels y yo cabalgamos despacio hacia ellos, dejando atras a nuestros soldados. No teniamos idea de la sorpresa que nos llevariamos una vez alli.
A pocos metros de distancia el poseedor del pañuelo metio su mano en su cinturon y nosotros nos frenamos en seco, pensamos que nos atacarian una vez alli. Pero por el contrario, lo unico que desenfundo fue un pañuelo blanco. ¿ Acaso se estaban rindiendo ? No era admisible eso. No era posible, no cabia en ninguna imaginacion. Aquellos veinte jinetes bajaron de sus monturas y caminaron hacia nosotros, se quitaron sus armaduras y armas, y se arrodillaron ante mi, dandome ambos pañuelos. Su excusa fue que no buscaban la guerra, que habian sido sometidos a las torturas de Akron y obligados a llevar un estilo de vida maligno y nos rogaron que les ayudemos.
Dude un instante de si era o no una trampa, pero rapidamente recorde lo que sucederia en unos instantes. Llame a Kerios y le dije que cabalgue lo mas rapido que podia a la ciudad y ordene el retiro de ataque de los soldados. Asi recibio la orden, como un rayo cabalgo a la ciudad. Solo espero que llegue a tiempo antes de que una catastrofe sucediera. No se porque, pero vi verdad en sus ojos y decidi no atacar.
Con mis hombres entramos a la ciudad y les dimos el mensaje de que los veniamos a liberar. Ellos nos recibieron con flores y alagos. La felicidad en sus caras brotaba por si solas.
Mis hombres no actuaron, lo que quiere decir que el mensaje llego y bien. Al poco tiempo aquellos aldeanos y soldados que no tenian hogar se mudaron a Amergo a reconstruir lo que una vez fue una ciudad comercial bastante fuerte. Los aldeanos rapidamente lograron convertir las tierras en campos cultivables y se construyeron mas hogares y cosas para la ciudad.
Aun asi algo me inquietaba. Tanta victoria en tan poco tiempo, con tanta facilidad... Algo no estaba bien, algo no encajaba.

Aclaraciones:
Kerios
: Soldado y mensajero, famoso por su velocidad al galopar.
Pulio: General de alto rango, perteneciente al cuerpo de los Lothoriels




[center][size="3"][b][color="Navy"]Espero que les haya gustado. Mas adelante subo el tercer capitulo de esta historia.



Si te gusta leer y escribir, entra en este grupo de escritores y lectores.




Te gustó este aporte? Si | No
 
Ronin
07-feb-2010, 23:07
Está muy buena esta segunda parte de la historia, le ponés mucha onda y realmente es sencillo ponerse en la piel del general, y también llegué a preguntarme si aquel recibimiento en la ciudad de Amergo se tratará de alguna emboscada (cosa totalmente inútil a menos que seas suicida... o alguien demasiado listo).

No sé porqué pero la idea de una emboscada o un ataque a traición a un ejército me llevaron a pensar en la batalla de los espartanos en las Termópilas. Será por la parte que dice

Citar:
ejersito que arrasa ciudades con su paso, tan enorme que hasta los mares bajan su nivel cuando sus hombres beben de el, tan enorme que tapan el horizonte y el suelo se vuelve oscuro
me recordó al ejército del rey Xerxes, enfrentando a los 300 guerreros del rey Leónidas, jaja.

Muy buena tu historia, quisiera saber como continúa
 
KatanaBoy
10-feb-2010, 01:54
Se, es que justo vi la tapa de la peli que me compre de 300 y me acorde de eso aajajjaja
Perdonen... Y no pienso pagar derechos de Autor Jum! jajaja
 
TheGame
23-mar-2010, 11:24
Muy Buen Aporte
Discusión cerrada

Tags
ciudades, cuento, guerra, historia, historia de un rey, lothoriels, novela, prematuro, rey, rey prematuro, soldados
Herramientas


Posteos similares
Historia de un Rey prematuro por KatanaBoy
Historia de las PC Parte III por wemilord
Historia de las PC - Parte II por wemilord
Historia de las PC Parte I por wemilord
100 mejores guitarristas de la historia(parte 1) por oskr-t




Powered by vBulletin
Copyright © 2000-2009 Jelsoft Enterprises Limited

Search Engine Optimization by vBSEO 3.2.0