Friki.net Home Page
 
Registrarse
| | | | | | |
 
Home   Friki.net

 
 
05-feb-2016, 21:31
Avatar de lu3hg
Friki
 
Se registró el: mayo-2009
Localización: Córdoba

Ómnibus retrofuturistas




Ómnibus retrofuturistas


Ómnibus que parecen de ciencia ficción


Los autobuses han ido evolucionando a lo largo del tiempo, dejando algunos modelos sorprendentes en el pasado que parecen de ciencia ficción. En su época, estos autobuses eran concebidos como los grandes proyectos del futuro pero la falta de presupuesto y el poco uso que se hacía del transporte público, los acabó relegando a ideas que hoy nos parecen maravillosas. A continuación te dejamos un listado de diez autobuses que no te dejarán indiferentes


GM Futurliner


El GM Futurliner vehículo desarrollado por General Motors en 1940 que medía diez metros de largo por 3,5 de alto y pesaba alrededor de 15 toneladas. A pesar de contar con un motor diésel de 400 CV, apenas llegaba a los 60 km/h de velocidad máxima. Se fabricaron una docena de unidades, pero hoy en día solamente perviven nueve de ellas.


Esta especie de gran autocaravana de dos pisos de altura fue construida por GM en 1950 como un modo de contar al mundo su visión de futuro en forma de concepto. fue utilizado además por GM como parte de una exposición itinerante que recorrió Estados Unidos por carretera y que complementaba a la Motorama de GM.


Era la Parade of Progress (Desfile del Progreso) y, desde el 11 de febrero de 1936 a mediados de 1956, recorrió Estados Unidos, Canadá, Mexico y… Cuba, mostrando las últimas novedades tecnológicas del grupo automovilístico y otros nuevos inventos que habían aparecido en años anteriores: la televisión, el radar, el motor de un avión, el microondas… haciendo las delicias de muchos americanos, sobre todo niños


El Futurliner fue diseñado por Harley Earl, uno de los diseñadores más brillantes de aquella época en Estados Unidos, que se inspiró en los viejos trenes de alta velocidad de los años 30 y 40. Si es espectacular su diseño (por ese aire retrofuturista tan atractivo), no lo eran sus prestaciones.
A pesar de contar con un motor diésel de 400 CV, apenas llegaba a los60 km/h de velocidad máxima. Alcanzar velocidad era suficiente, todo sea dicho. El Futurliner servía a modo de expositor durante las paradas. Cuando era necesario seguir el camino se plegaba para volver a ser un automóvil.


Para la Parade of Progress se fabricaron una docena de unidades, pero hoy en día solamente perviven nueve unidades. Una de ellas pertenece al empresario y coleccionista de coches Ron Pratte, que la aquirió en una subasta de 2006 por 4,5 millones de dólares (algo más de tres millones de euros). Fue restaurado completamente en 2007 y ahora… vuelve a subastarse por la misma casa de subastas, Barrett-Jackson en Scottsdale, Arizona.







Superbus: el F1 de los autobuses


Este aparato eléctrico que mide 15 metros de longitud cuenta con seis ruedas, ocho puertas de tipo ala de gaviota por la que pueden acceder hasta 23 pasajeros y posee un motor de 300 kW capaz de alcanzar una potencia máxima de 818 CV.

¿Te imaginas montar en un autobús de 23 plazas circulando a más de 250 km/h?
Alguien sí lo hizo. La historia se remonta al año 2004 en los Países Bajos, cuando la economía europea iba como un tiro y cada día se proponían nuevos productos y proyectos para intentar captar los petrodólares de los Emiratos Árabes y el dinero de los asiáticos.


Entonces, un consorcio de empresas (la aerolínea KLM, las petroquímicas Sabic y Doen o el gigante de la ingeniería Koning&Hartman) junto con la Universidad de Delt y en colaboración con el astronauta neerlandés de la NASA, tuvieron una idea. ¿Por qué no inventar un vehículo a medio camino entre un superdeportivo électrico y un autobús que no necesite circular por raíles y sea capaz de circular a más de 200 km/h? Así nacía el Superbus.

Concebido como un sistema de transporte para pasajeros, el Superbus tiene previsto circular por su propia plataforma, en paralelo a cualquier autopista, y con una serie de ventajas respecto a los trenes: la posibilidad de circular y aparcar a tu antojo y una inversión en infraestructuras mínimas.


Este aparato eléctrico que mide 15 metros de longitud cuenta con seis ruedas, ocho puertas de tipo ala de gaviota por la que pueden acceder hasta 23 pasajeros y posee un motor de 300 kW capaz de alcanzar una potencia máxima de 818 CV. El Superbus puede recorrer hasta 210 kilómetros con cada recarga de sus baterías litio. Quizá este sea su punto más débil, al igual que ocurre en otros tipos de vehículos eléctricos.

Por la importancia del proyecto y las posibilidades de éxito, el Gobierno neerlandés invirtió cerca de 7 millones de euros para ayudar a la investigación. Hoy en día, 7 millones de euros después y unas cuantas horas invertidas, el proyecto Superbus todavía sigue sin salir adelante. Además, tanto el piloto como el principal valedor del proyecto ya han fallecido, y el interés de los inversores se ha desvanecido en favor de otros proyectos más tradicionales como el ferrocarril de alta velocidad.


Sin embargo, eso no quita para que el nuevo equipo encargado de su desarrollo continúe trabajando en el prototipo. De hecho, acaban de sacar un vídeo donde podemos ver al Superbus circulando por la nieva holandesa, siendo capaz de alcanzar los 250 km/h en tan solo 200 metros, recuperando además parte de esa energía generada gracias a los frenos regenerativos.



Bus Cinema


Para promocionar la cultura a lo largo y ancho del país, el Gobierno británico construyó en los años sesenta del siglo pasado siete bus cinema. Un inaudito vehículo que albergaba un mini cine en su interior y que venía a suplir la falta de salas en los lugares más remotos. Se fabricaron siete modelos de este “cine portátil”, sin embargo hoy en día sólo se conserva uno. Aquí te lo explicamos más en profundidad.








El Delfín dorado de Viberti


El Delfín dorado fue un prototipo único en muchos aspectos, obra del carrocero italiano Viberti, se presentó en el Salón de Ginebra de 1956. Junto a la casa Fiat desarrollaron un motor a reacción que podía llegar a los 200 km/h. Y para portar semejante mecánica, una carrocería no menos espectacular.

Fueron unos de los pioneros en emplear el polimetilmetacrilato de la marca Plexiglas en su cubierta curva de cristal, un material revolucionario para la época. El autobús disponía plazas para 18 pasajeros en asientos individuales o 32 en butacas dobles. Además, contaba con comodidades más propias de nuestra época, como bar, restaurante, teléfono, radio, baño y vestidor.


Opel Blitz Aero (Ludewig)


En la década de 1930 la firma Ludewig cooperó especialmente en estrecha colaboración con la empresa comercial Opel. De dicha cooperación apareció el Opel Blitz Aero, un bus-camión de tres toneladas que guardaba una silueta redondeada.

El estilo de la parrilla del radiador era inusual, la firma Ludewig se salió de la forma tradicional de Opel, y crearon una nueva forma, redondeado por la parte delantera. En la parte posterior del vehículo había una cresta aerodinámica que recuerda a la aleta de un pez. En este Opel Blitz había capacidad para veinte pasajeros. El motor utilizado por éste bus-camión entregaba apenas 75 CV de potencia.




GM Streamliner


Los Streamliners se parecían grandes camiones de mudanza. Su velocidad máxima era de 64 km/h. Se fabricaron ocho unidades, todos contaban con un chasis de camión de 223 pulgadas y se movían gracias a potentes motores de gasolina de GMC.


Western Flyer Ledbetter


Este Western Flyer del año 1941 fue diseñado por Brooks Stevens, posteriormente fue modificado por Howdy Ledbetter, que agregó una parrilla invertida Ford y un faro encima del parabrisas. De este modelo se fabricaron sólo 3 unidades, todas ellas equipadas con un motor Ford V8.






Autobús Zeppelin de Brasil


Los orígenes de este tipo de autobuses no están muy claros, ya que muchos atribuyen su desarrollo al empresario Joaquim Lorenço, más conocido como Joaquín Portugués, un fanático de las aeronaves. Por otro lado, otros opinan que el origen del Zeppelin fue un encargo realizado a la compañía de Carreteras de América del sur. Esta empresa era propiedad de Overseas Bank Clovis Ferreira Jorge & Partners y crearon un autobús sobre un chasis de Dodge.

Estos vehículos tenían asientos acolchados realizados en cuero y el exterior era de madera y hierro con un acabado en estaño, que junto a la forma redondeada le daba ese aspecto tan característico. Estos autobuses se hicieron populares en los años 60 en las ciudades de Manaos y Sao Luiz en Brasil.


Citroën U55 Cityrama Currus


A finales de los años 50 París se estaba convirtiendo en una ciudad muy turística. Por ello, el operador turístico Cityrama Groupe decidió crear un modelo de autobuses que incluyera la experiencia sightseeing (turística), una idea que ha perdurado hasta nuestros días. De esta forma, los carroceros franceses Currus se encargaron de crear el diseño y la casa Citroën lo construyó empleando el chasis de un camión U55.

El autobús contaba con cómodos asientos de felpa, ventanas panorámicas que permitían ver todo y el piso de arriba disponía de un techo descapotable ideal para los días calurosos.








El autobús atómico, 1976


La película El autobús atómico se estrenó en 1976. Se trataba una comedia de catástrofes, anterior a la mítica Aterriza como puedas. Para el rodaje, el director Joel Schiller construyó un autobús, en su mayoría vacío por dentro, de 32 ruedas. Puedes ver este vídeo del impresionante autobús que protagonizaba el filme.













A 10 de 10 Frikiusers les gustó este post.
Te gustó este aporte? Si | No
Discusión cerrada

Tags
omnibus, ómnibus ficción, retrofurismo
Herramientas





Powered by vBulletin
Copyright © 2000-2009 Jelsoft Enterprises Limited

Search Engine Optimization by vBSEO 3.2.0